La experiencia de la Feria del Libro de Santiago 2013

    0
    Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

    Después de 17 días de fiesta literaria, la FILSA 2013 (Feria Internacional del Libro de Santiago) acaba de llegar a su fin. El editor y escritor Lucho Zúñiga, presente en los últimos días del evento literario más importante de la capital chilena, nos comparte sus impresiones.

    FILSALucho1

     

    Por Lucho Zúñiga, desde Santiago de Chile

    ¿Qué tiene la Feria de Libro de Santiago que no tienen las de Guadalajara, Frankfurt o Buenos Aires? ¿Qué es aquello que le da personalidad? Sin duda alguna, la sede. El Centro Cultural Mapocho es un área de más de 20 mil metros cuadrados cuya arquitectura remite a un pasado lejano. A inicios del siglo XX fue una de las estaciones más importantes del país, pero fue dejada al abandono en los años ochenta y restaurada años después. Emilio Jéquier, discípulo del famoso Gustave Eiffel, aplicó las enseñanzas de su maestro en las cúpulas, el hall de entrada y en los elaborados detalles de la fachada. Llenar un lugar así de miles de libros crea el ambiente propicio para cualquier espíritu lector, a pesar de que el tipo de cambio que no ayuda mucho al lector peruano que la visita.

    Otro punto a favor: La ubicación. La FILSA está en el corazón de Santiago y el metro te deja en poco tiempo a unos pasos de la entrada (aunque tomar un taxi puede ser un grave error, los “tacos” (atascos) en horas punta son imposibles de sortear y el mismo taxista te puede aconsejar ir en el metro o caminando a la feria).

    Pero lo que más me atrajo fue el espacio destacado que le da la feria al sector independiente. El Pabellón de editoriales Emergentes, Independientes y Universitarias ocupa cien metros cuadrados y está ubicado en uno de los corredores centrales del recinto ferial. Es la primera vez que se arma un espacio de este tipo en la FILSA y según Galo Ghigliotto (coordinador de la Agrupación de Editores de la Furia )esto habla bien de “la habilidad de los organizadores de la FILSA en reconocer el pulso de esta tendencia (editorial), que se condice completamente con los movimientos sociales y el despertar de la sociedad chilena tras un largo adormecimiento”.

    FilsaPost2Fueron más de cuarenta editoriales las que participaron en este pabellón y entre ellas pudimos apreciar el trabajo tanto de nuevas propuestas como el de catálogos que ya se han posicionado en el mercado. Entre las nuevas tenemos a Edicola que inicia este 2013 con su colección “Media hora” dedicada a la narrativa breve y que acaba de publicar el libro Todos piensan que soy un faquir de la autora chilena Claudia Apablaza. Cuentan con una innovadora línea de diseño bajo el arte de Santiago Morilla. Narrativa Punto y Aparte es una editorial de Valparaíso que desde el 2010 busca promover la relación de arte y literatura en sus tapas y que tiene en su catálogo a autores premiados como Yuri Pérez que recibió el Premio Nacional de la Crítica 2011 por su libro Niño feo. La Liga de la Justicia es un sello que desde Arica va batallando por difundir la obra de jóvenes autores que desde discursos de ruptura, experimentación y marginalidad van en busca de la difusión que los grandes sellos les niegan. Cinosargo, también de Arica, acaba de publicar Y la sangre circulaba en su Carne como un río de Leche de la poeta Paula Ilabaca considerada por el diario El Mercurio de Chile como la joven promesa de la poesía chilena.

    Encontré varios libros en este pabellón para destacar, elijo dos “al tiro” (al toque, como decimos en el Perú). Uno de ellos es un rescate genial hecho por La Pollera Ediciones de un autor chileno que nunca publicó en vida: José Edwards (1910-1970). De impronta vanguardista, la crítica lo pone junto a Juan Emar cuando se habla del nivel de su prosa y la metafísica de sus personajes. Estoy leyendo su primer libro, el cuentario La imposible ruptura del señor espejo y puedo dar fe de ello. El infinito, la broma teológica, personajes atormentados por la realidad que, sin embargo, generan empatía por el humor existencial que profesan; todos estos rasgos revelan al maestro escondido que fue José Edwards. Como bien dice el poeta chileno Leonardo Sanhueza sobre este libro: “Reír hasta sentir escalofríos: de eso se trata”. La edición es de lujo (incluye dibujos del nieto del escritor, Rafael Edwards, que revelan también un mundo propio) y pueden revisar primeras páginas del libro, ilustraciones, reseñas, en la página de la editorial: lapolleraediciones.cl

    Otro libro que llama la atención por su trama es Allende, el retorno de Omar Pérez Santiago: es el año 2013 y el presidente Allende regresa a Santiago cuarenta años después de su muerte. Los jóvenes de las calles al ver sus lentes gruesos y bigotes lo confunden con un viejo hipster, mientras el mítico personaje va descubriendo los cambios producidos por su país y a la vez, tratando de reconstruir su pasado con flashes de su memoria. El libro ha sido publicado por Aura Latina en coedición con Cinosargo.

    Muchos libros en los últimos días de feria llegaron a los 3,000 pesos (6 dólares), pero en el pabellón de independientes quizás la mejor oferta fue la de la editorial librosdementira, que vendía una pulcra edición de Las nieves del Kilimanjaro de Hemingway a solo 2,000 pesos (4 dólares). Compramos algunos ejemplares para sortear entre los lectores de Lee por gusto. Libros de mentira es pionera en edición digital en su país y ahora también apuesta por la impresión tradicional.

    FILSA3Hay varias editoriales más que merecen destacarse. Esperamos subir pronto material sobre ellas. Mientras tanto, pueden encontrar información de los sellos que pertenecen a la Agrupación de Editoriales de La Furia en este link.

    Sobre las entradas, el costo fue de 1,500 pesos (3 dólares) de lunes a jueves y de 2,500 (5 dólares) de viernes a domingo. Lo bueno fueron las ofertas de los lunes: dos personas entrando por el precio de una. La de los martes: la tercera edad entra gratis y la que produjo lleno total, la de los miércoles: las mujeres entran gratis. En varios stands (RandomHouseMondadori, Alfaguara, Lom ediciones, entre otros) se aplicó una idea genial: un descuento en libros equivalente al precio de la entrada. También destaca entre estos sellos alternativos, RIL Editores.

    Los invitados estelares Ricardo Piglia, Juan Villoro y Jon Lee Anderson se sumaron a las nuevas generaciones que conversaron y debatieron en los “Diálogos Latinoamericanos” (iniciativa surgida desde la Cámara Chilena de Libro, replicada en Argentina y que esperamos sea promovida algún día en Perú) que reunieron a Edmundo Paz Soldán (Bolivia), Leila Guerriero (Argentina), Ignacio Rodrigo Rey Rosa (Guatemala), Emiliano Monge (México),Roberto Echavarren (Uruguay) Alberto Barrera Tyzka (Venezuela) y a nuestro compatriota EzioNeyra (Perú) con el fin de debatir sobre las nuevas tendencias literarias y hacer un intercambio de experiencias sobre la problemática de la creación literaria en la región.

    El balance final nos dice que en la atmósfera de la FILSA se respiró verdadera vocación cultural. Iniciativas generadas desde la misma Cámara Chilena de Libro (la inclusión del pabellón independiente, la creación de los “diálogos latinoamericanos”), una movida independiente con actitud (no solo en el pabellón mencionado sino en varios stands propios como los de Catalonia, Zig-Zag, Hueders, Lom) y la respuesta del público nos hablan de un espacio que no está enfocado solo al comercio de libros sino a la creación de una verdadera industria cultural; un aire que en Perú todavía se hace difícil de encontrar. ¿Hasta cuándo?

     

     

     

    Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

    DEJA UNA RESPUESTA