Cuatro poemas de «Desarmar», de Renato Rondinelli

0
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Presentamos cuatro poemas de «Desarmar», primer poemario de Renato Rondinelli que acaba de publicar con Colmena Editores.


Sobre el proceso creativo

«Desarmar es mi primer libro de poemas, y nace hace 20 años a partir de esa necesidad juvenil y confidencial de querer contar todo lo vivido. Este poemario de tono intimista navega por el recuerdo  del ser amado, la nostalgia, la muerte, la decepción, lo existencial, la soledad y el amor. Se podría decir que esta prosa poética juego mucho con los hechos cotidianos, lo lúdico y por momentos lo fantástico», afirma Renato Rondinelli.



Poemas



Desarmar

Algo de mí se pierde cuando te miro

Pronto lo retornas y me construyes

con el silencio de tu cercanía

Tu indómita naturaleza brota hacia mí

se junta con el sol, el símbolo y los barrancos

Los hechos también se reúnen y despiertan

Todo comienza y termina en tu boca

Después del primer segundo que hizo el universo

quedaron huellas e intuiciones

Un movimiento constante nos acerca

Vamos a suponer que lo hemos comprendido

formamos parte de una neblina en los meses julio

Creamos una temperatura

existimos en una proximidad apaciguada

Es perfecto cuando mi mano coge tu mano

y mis ojos oscuros te sustraen

y se forman estelas de luz caliente

Parecíamos colores que respiraban con serenidad

Quizá deberíamos desarmar nuestros cuerpos

para inventar los sentidos y el vacío

una vez más



Cuando mi cuerpo recuerda a tu cuerpo

Elabora extraños movimientos

se fractura

le punzan las uniones

imita el sonido de un pulso vago

expulsa formas involuntarias con las manos

toca la arena

ocupa la expresión de un rostro

busca el olor de un nombre

se acerca al calor en las estaciones del metropolitano

detiene los sucesos que forman las ciudades

se encuentra en la sombra de un cuerpo

que no recuerda

inventa un seudónimo, encuentra algo

cierra sus ojos y aprieta los párpados

para continuar la soledad de los ojos que lo miran

está hundido entre los ladrillos y la tierra

en un pequeño jardín

dentro de una casa

en la cuadra 2 de jirón Tarapacá

lloran las ventanas

en las madrugadas de julio

Cuando mi cuerpo recuerda a tu cuerpo

se reclina a la izquierda

sale de una puerta mal cerrada

y habita otras casas.



Agosto

Cuando estés perdida

en el fondo de una noche de agosto

cuenta las calles para llegar hasta mi escondite

Esta será una parada para cuidarte de la lluvia

que arroja perros y cables de luz

No es un cuarto grande pero adentro

logras resguardarte del frío y las señales

Puedes poner música de los años noventa

en la gaveta tengo medio vino argentino y dos copas

Recostada en ese sillón colonial

es posible que le des otros aires a este país

Debajo del mueble hay un pedazo de carbón

para eliminar el moho y dibujar

agujeros de gusano en las paredes

Es probable que mañana amanezca pintado

uno de tus sueños en las ventanas

Y que en la noche

te crezca más vello y se agrande tu cintura

No sé si en algún momento el sol llegará hasta mi cuarto

solo sé que aquí nunca estarás sola

siempre estarán esos días largos y raros

donde perderemos todo el tiempo que sea necesario

Tú puedes ser tan extraña como quieras

No me voy a inquietar si te gusta pensar

que la luna te responde

con el aleteo de una mariposa blanca en mi jardín

Si quieres bailar, no recuerdes quiénes somos

agítate hasta confundir el dolor de tu pecho

Apagamos las luces para mirar correr

a los cometas a través de su propia lluvia de estrellas

De esta forma nos vengaremos del encierro

Por ese tragaluz

la luna iluminará tu hombro

expuesto mientras duermes

Nada puede ser tan oscuro en esta ciudad.



Para Mateo

De tanto pensar, la oscuridad pronuncia ruidos bárbaros [sobre nuestras conversaciones]. Eso me agota. Muero un poco en la incertidumbre y veo a mi soledad en los rincones de la habitación repujando apelativos y capitales que

todavía no conozco. Entiendo que prevalece la carencia [tocaría una palabra con tu boca para buscarte dentro de mí]. ¿Sabes qué sucede? De noche me crecen tenazas

que se enredan en tu sonrisa, me brotan primaveras con girasoles que se pudren [a nadie le tiene que gustar la composición de mi sangre]. Luego de sujetar la humedad de otro cuerpo me visto con la lluvia y regreso a casa sola. Pero tú, Mateo, tú no perteneces a ningún lugar. Dejas kilómetros de espuma en la costa. Pienso que llamarte a las 3:18 de la madrugada sería un error. Inmediatamente cuelgo [probablemente duermes]. Quizá solo te deje un mensaje de texto con un gif. En ocasiones me abrazo para sujetar mi espina dorsal y extraigo con mis dedos

una cresta tibia de mi vientre. Y me siento tan desprotegida que yo misma me propongo olvidarte y recordarte en el colapso de los segundos. Converso con amigos, amplifico las historias de mis pétalos y vuelvo a hundirte dentro de mí para reconstruir tus brazos en mis pechos con mi sudor. Me olvido de mí por completo. Miro cómo las lenguas del agua cambian en segundos. Miro la quietud

del cemento en el orbe. Y me perturba tanto esta tranquilidad que pronto nace ese temor natural en donde todas mis noches se juntan y te desaparecen.



Sobre el autor

Renato Rondinelli. Estudió Bibliotecología y Ciencias de la Información, y la Maestría de escritura creativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha publicado sus poemas en revistas nacionales e internacionales. Desarmar es su primer poemario.


El poemario puede adquirirse llamando o escribiendo al número 956784487

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.